Paridad en el sistema Estatal de anticorrupción.

Paridad en el sistema Estatal de anticorrupción.

 
 
Sin embargo, la igualdad formal se ve truncada en muchas ocasiones por cuestiones de hecho, como la discriminación que sufren Ias personas en su vida diaria. De aquí surge el concepto de igualdad real, que consiste en que verdaderamente las personas gocen, experimenten y ejerciten en su vida los derechos que formalmente se les han reconocido.

La paridad de género es importante, en virtud de que, en general, en los puestos públicos se necesita paridad para contribuir a la lucha por la igualdad y a fomentar la participación y representación de las mujeres en Ia vida pública; y el andamiaje jurÍdico e institucional del combate a la corrupción es de especial relevancia en la coyuntura política actual, por lo que debe adoptarse la inclusión desde las instituciones.

Así, debe precisarse por qué contribuyen las cuotas de género a la igualdad de género y, por ende, a Ia participación y representación de las mujeres en la vida pública.

Existen varias maneras de combatir la desigualdad desde el gobierno. A grandes rasgos, podrían clasificarse en dos grupos distintos: las medidas formales y las sustantivas. En las formales entran las normas constitucionales y legales que se incorporan en el sistema jurídico; en las sustantivas entran las políticas públicas.

Según Aguilar Villanueva (2010), una política pública es un conjunto de acciones orientadas a resolver problemas considerados de interés público, cuya intencionalidad y causalidad están definidas por la interlocuciÓn entre gobierno y ciudadanía, que han sido decididas por autoridades públicas legítimas y que han sido ejecutadas por actores gubernamentales. (Aguilar Villanueva, Luis. política pública. México, Escuela de Administración Pública del Distrito Federa!, 201O.)

Lo contrario a la desigualdad es, por supuesto, la igualdad. La igualdad entre las personas consiste en que se reconozca formalmente que todas tienen los mismos derechos y que en la realidad todas gocen de dichos derechos, sin discriminación. La igualdad formal no es más que la igualdad ante la ley lato sensu; ésto es, que todas las personas son iguales a los ojos de nuestro sistema jurídico. Sin embargo, la igualdad formal se ve truncada en muchas ocasiones por cuestiones de hecho, como la discriminación que sufren Ias personas en su vida diaria. De aquí surge el concepto de igualdad real, que consiste en que verdaderamente las personas gocen, experimenten y ejerciten en su vida los derechos que formalmente se les han reconocido.

Si quieres conocer la iniciativa completa te invito a que veas el documento completo, ¡Personas como tú hacen la diferencia!

Conoce mas →